21Jun

IDEA E INVERSIÓN, EMPRENDER CON INTELIGENCIA

Según Confecamaras en Colombia más de 320.000 empresas se crearon en el 2018, de las cuales, más del 90% no va a existir en los siguientes cinco años. La falta de claridad en las ideas de negocio, el desconocimiento tributario y el despilfarro de inversión suelen ser las principales causas. Ver informe de dinámica empresarial 2018 aquí.

 

Emprender es una acción que cada vez toma más fuerza en los jóvenes adultos, esto se debe a varios factores; falta de oportunidades laborales estables, salarios injustos y pocas posibilidades de escalar en las corporaciones. Esta situación ha provocado que la creación de empresa se vuelva en una solución para muchos y así alcanzar el sueño de libertad financiera. En el mismo informe, Confecamaras advierte un aumento del 0,8% en la creación de empresas el año anterior.

 

Inversión para emprender

El 2019 inició con cambios positivos, la más reciente reforma tributaria aprobó incentivos para las empresas nuevas en sectores de industrias creativas y de valor agregado tecnológico. Entonces los nuevos modelos de negocio en estos sectores no pagarán impuestos por 7 años. Sin embargo, no es lo único que hace falta, como lo aseguró el profesor de Economía de la Universidad Eafit, Alejandro Torres,  “Se deben implementar una serie de mecanismos que les permitan mantenerse en el mercado y crecer, la tasa de mortalidad es muy alta (98%)”.

 

Ahora veamos, no es suficiente liberar los impuestos mientras las nuevas empresas dan sus primeros pasos, es necesario conseguir inversión nacional y/o extranjera. Parece una tarea complicada, pero cada día hay más empresas inversoras en busca de ideas divergentes en diferentes lugares del mundo. Un inversionista puede otorgar capital económico por una pequeña participación en el negocio y darle el empujón necesario para crecer.

Estos “ángeles” inversores son una excelente manera de inyectar capital a las startups. Para lograr que esto suceda los nuevos empresarios deben tener claros ciertos aspectos; tener una necesidad identificada, soluciones viables, clientes dispuestos a comprar, ventajas para competir, planes para generar dinero y visión de crecimiento. Adicional debes tener en mente que los inversores buscan generar valor mutuo con base en objetivos claros y alcanzables.

 

Entonces, no solo se trata de capital económico, que es importante sin duda, pero, al iniciar una idea de negocio es conveniente primero conseguir “capital inteligente”.

 

 

Más allá del dinero

Este capital está fundamentado en el conocimiento y experiencia que pueda brindar el inversionista, se puede buscar un inversionista con buenos contactos, conexiones en el sector, conocimientos avanzados en determinada área, con posibilidades de expansión, canales de distribución y muchas cualidades extra que pueden ayudar a que pases de emprender a dirigir una compañía. No es un inversor que funcionará como consultor, es más bien un “conseguidor”.

Para poder lograr emprender vale la pena tener una idea de negocio aterrizada, que sea rentable y escalable a lo largo del tiempo, así lograr cautivar la inversión que te ayude a crecer en poco tiempo. Sin embargo, lo más importante es no perder la iniciativa de querer emprender, tener la paciencia para encontrar las personas indicadas, nunca dejar de visitar lugares en donde tu idea pueda resonar y jamás bajar la guardia. Iniciar un negocio es un proceso agotador, alocado y muchas veces ingrato. Nos dirán no miles de veces, nadie dijo que sería fácil.

ABOUT THE AUTHOR

Sebastian Cristancho